De malos modos, el capitán de la guardia te conduce a las estancias privadas de la duquesa Gabrielle, abre la puerta y se retira con una reverencia. En la habitación se encuentran una mujer, un anciano y… Contrayéndote de miedo, descubres a una criatura extraña y salvaje: tan grande como un ternero, es una blasfemia mezcla de hombre y murciélago, con orejas gigantescas y curvadas hacia atrás y enormes colmillos. Se encuentra tendido junto a la silla de la mujer, como una grotesca parodia de perro. Te gruñe cuando entras. En las mandíbulas tiene sangre fresca. La mujer, bella y de rizos rubios, te sonríe:

-Bienvenido, Albertus, mi amado. No sabes cuando me alegro de volver a verte. Nachzeit, estate quieto. Sé que nunca te ha gustado tu hermano Albertus, pero esperaba que tras su última muerte hubierais dejado a un lado vuestras diferencias.

Perdonadme, mi señora. Aquí os traigo el anillo de los Von Carstein.

Duquesa, Andrei ha muerto. He tenido que arrancarle la garganta. (NOTA: SÓLO PUEDES ELEGIR ESTA OPCIÓN SI LO HAS MATADO TÚ)

¿Qué es esa cosa? ¿Lo habéis llamado hermano mío?

Comments are closed.