Escoltado por el Dragón Sangriento, pronto tus pasos te conducen a Nachtdorf y a la fortaleza de la duquesa Gabrielle. El vampiro capitán de la puerta, un tal Adalwolf, gruñe al verte, y exige que el caballero quede fuera de la torre principal. Luego, te escolta con tu señora.

Bien.

Comments are closed.